>Blogopodium – Ancla2

>
Ancla2.com es una cooperativa de fotografía que se dedica a enseñar a niños de distintas comunidades venezolanas a cómo mostrar su visión del espacio que los rodea a través de la fotografía digital. En la página, que muestra galerías de los trabajos de los niños, se ven las experiencias en comunidades como el páramo de Gavidia, San Juan de Lagunillas, Barrio Pueblo Nuevo y Barrio La Milagrosa en el estado Mérida, Boca de Aroa en el estado Falcón y la comunidad Wayuu del barrio “Etnia Guajira” en Maracaibo. Pero al contrario de su original y pegajoso nombre, la experiencia no queda anclada solamente en la fotografía. En realidad, el camino que siguió a talleres basados en la imagen gráfica llevó a algo que podría ser toda una nueva estrategia de formación y que se practica ya en numerosos puntos del globo.

Es así como la mirada de los niños dio como resultado todo un recorrido que demandaba el uso de las herramientas de tecnología que permiten registrar la vida de la comunidad con todo y observaciones para impulsar su desarrollo. Y de este modo nacieron periódicos-blogs como El Guarataro Preguntón, Reporteros del 23 y Visiones de la Mucuy .

Estos trabajos son todo un punto de partida para conocer espacios que rodean la vida urbana y que sin embargo, siguen viéndose y analizándose con demasiada distancia. Las imágenes captadas por la mirada (en teoría) infantil puede sorprender a muchos de los que crean que han visto buena parte del territorio nacional. Y además, gracias a los talleres y a la publicación continua de información, se ve cómo se aprende a dominar poco a poco las herramientas propias de la información hecha por la gente, que en un principio engloban las que tienen que ver con la tecnología, pero que desembocan en otros sentidos más básicos y menos desarrollados por los sistemas educativos (como la redacción de textos y la idea de distribución y diseño de un espacio de información).
Métodos como éste, con el que se descubre una forma de “revalorar los espacios físicos e interiores de forma lúdica”, es una prueba de que las posibilidades de la enseñanza se abren de par en par. Además, vale la pena subrayar que quienes narran la vida de su comunidad muestran que viene caminando un gigante dentro de comunidades comúnmente dejadas de lado, o utilizadas sólo para el discurso, y que crece poco a poco… hacia adentro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *